Historia de cirugias esteticas

cirugias esteticas, hospital argerich cirugia estetica, precios de estetica, cirugias esteticas gratis, centro de estetica palermo, nombres para centros de estetica,

mirar este link

Qué son cirugias plasticas y la cirugias esteticas?

La cirugía plástica es una especialización de la medicina orientada a la corrección de anormalidades y o deformidades sean de origen o adquiridas por diferentes razones, entre las que se cuentan las originadas en enfermedades y las originadas en accidentes.

Por medio de intervenciones quirúrgicas se reconstruyen las deformidades y se reestablecen funciones usando múltiples técnicas: implantes, reubicación de tejidos, etc.

Aunque la división no es invariablemente sostenible, generalmente la cirugía plástica se divide en dos campos: cirugía reconstructiva o reparadora, enfocada a salvar deformidades funcionales, y la cirugía estética, que se enfoca en optimizar el porte estético de las personas.

¿Qué se persigue con las cirugias esteticas y plasticas?

La cirugía plástica apunta a reparar o permitir la funcionalidad de una parte defectuosa del cuerpo, atendiendo además al factor estético, a hacer que el porte del paciente sea lo más natural que se pueda.

El aspecto corporal es muy importante en nuestra cultura, como lo ha sido en todas. De modo que incluso las intervenciones meramente estéticas, como puede ser una cirugia de nariz incentivada por una nariz ganchuda y enorme, asimismo se dirigen a restablecer la salud, en este caso, psíquica.

Hay que tener en cuenta que la salud es una compleja relación entre lo psíquico y lo físico. Y si bien hay utilizaciones extremistas y exageradas al obtener cirugias esteticas (e incluso trastornos psicológicos asociados, como trastorno dismórfico), no hay que apresurarse a considerar la búsqueda de elegancia en sí misma como algo superficial. El conseguir una imagen singular que favorezca la autoestima en muchos casos asimismo puede ser una cuestión de salud.

Cirugias Esteticas

La Antigüedad

Gracias a un papiro llamado de Edwin Smith (de aprox. año 3000 a.C.) es conocida la historia que ya los egipcios forjaban cirugías para reparar la nariz.

Un documento muy posterior de la India, de 500 a.C., describe la técnica para reconstruir la nariz (que actualmente se conoce como “colgajo indio”); en esa época era muy habitual que se cortara la nariz a adúlteros y traidores.

También entre los griegos y romanos continuó desarrollándose la ciencia, habiendo constancia de reconstrucción de frente, orejas, mejillas, cejas y nariz.

Edad Media y Renacimiento

Uno de los pacientes más famosos en esos remotos años es el emperador bizantino Justiniano II, apodado “Rhinotmetos”, o “Nariz cortada”, dado que había perdido su nariz en una batalla. Pero se desconoce el nombre del cirujano.

Ya en la Edad Media, la cirugía plástica detuvo su avance por órdenes del Papa Inocencio III y allí quedó prácticamente hasta el Renacimiento, cuando en el siglo XV Sabuncioglou describió por primera vez la ginecomastia y un siglo más tarde, el llamado Gasparo Tagliacozzi, estimado uno de los padres de la cirugía plástica.

Modernidad

A finales del siglo XIX comienza a nacer la cirugía semejante cual la conocemos y así en 1836 aparece el primer Tratado general de Cirugía Plástica, publicado por Philippe-Frédéric Blandin. En la última parte del siglo, fuertes desarrollos se conocieron debido al alemán Jacques Joseph, quien pese a fuertes críticas comenzó a hacer cirugías de orejas en asa y de nariz. Se sabe que hizo más de 40 rinoplastias exitosas.

La primera guerra mundial

La gran cantidad de soldados heridos que dejó la primera guerra mundial, con rostros y cuerpos desfigurados, forzó un avance enorme en la especialidad para tratar de mejorar la condición. Fue en los centros especializados en reconstrucción que florecieron figuras como Morestin, Gillies y Kazangian, quienes crearon estrategias e instrumental que aún hoy se utilizan, entre los que fácilmente cuenta el renombrado sistema de transplante de tejidos de Gillies.

La Segunda Guerra Mundial incluso planteó desafíos en este sentido.

Ejemplos de cirugias esteticas si pretende verse cada vez mejor

Cirugias Esteticas en Siglo XX
En la segunda mitad del siglo XX la motivación estética comenzó a tomar más fuerzas, ello posibilitado por los velocísimos desarrollos técnicos y la obtención de nuevos suministros, como la silicona, que comenzó a emplearse en los años 60.

La “Lipoaspiración” fue iniciada en Francia por Y. G. Illouz en el año 1977.

En la actualidad, las cirugias esteticas son muy habituales y ya no resultan privilegio de personas con un poder adquisitivo superior, sino que llegan a todos. Incluso, en muchos casos las obras sociales las cubren y los hospitales públicos las realizan gratuitamente.

Cirugias Esteticas
Argentina se encuentra entre los veinte países de mundo con más cantidad de cirugias en relación con la cantidad de habitantes.

Razones del incremento de cirugias esteticas a finales del siglo XX

Si la búsqueda de la elegancia invariablemente acompañó al hombre, comenzando en sus orígenes, el grandioso progreso científico y tecnológico del siglo XX hizo factible que las cirugia esteticas se convirtieran en cotidiano y que más personas pudieran gozar de los beneficios, invariablemente tendiendo a lograr un equilibrio, una compatibilidad entre lo psíquico y lo físico.

De este modo, hoy con frecuencia se realizan distintas operaciones que suelen mejorar el aspecto corporal.

La Abdominosplastia y Incremento de Gluteos

Entre las más habituales pueden citarse la abdominoplastia (para reducir el exceso de piel y la debilidad muscular en el abdomen), el aumento de glúteos (por implantes o por lipotransferencia), el aumento mamario por implantes, la pexia de mamas y la reducción, el lifting en varias partes del cuerpo, la lipoescultura, cirugía de párpados, de nariz, de mentón, entre muchas otras.

Llegada ya a un desarrollo inimaginable hace doscientos años, tal vez el reto actual para la cirugía plástica sea proteger a pesar de la masificación su objetivo primitivo, que es mejorar la calidad de vida de las personas.